Algunos ejemplos de activos de TI

La complejidad y el aumento en la variedad en los entornos TI y a medida que la tecnología va avanzando y aparecen cada vez más ofertas de terceros, se vuelve complicado el ofrecer una definición clara de lo que es un activo de TI. Muchas empresas han empezado a alejarse de las definiciones estrictas y, en lugar de eso, optar por definiciones de activos de TI que varían entre una organización y otra, dependiendo de la naturaleza del negocio, el rol que las cosas desempeñan dentro del ecosistema de TI, y las necesidades de información para apoyar la toma de decisiones.

Hardware de infraestructura:

Dispositivos de redes, centros de datos, servidores físicos, etc. que su empresa ha comprado y opera.

Acuerdos de arrendamiento de instalaciones e infraestructuras:

Las infraestructuras proporcionadas por terceros no se consideran parte de los activos de su empresa. Los acuerdos que rigen el acceso y uso de las infraestructuras de terceros pueden ser considerados activos.

Software desarrollado internamente:

Cosas que su equipo de TI haya escrito o construido internamente, que sean propiedad su empresa.

Licencias de software:

También conocidos como paquetes de software comercial (o COTS, del inglés Common Off the Shelf Software), son cosas que alguien más ha creado, y para cuyo uso durante cierto período usted ha comprado una licencia. Tenga en cuenta que el activo es la licencia, y no el software.

Dispositivos para usuarios finales que sean propiedad de la empresa:

Las Computadores de escritorio, monitores, impresoras, teléfonos y otros dispositivos para usuarios finales se han considerado tradicionalmente como activos de TI. Tenga en cuenta que los dispositivos que sean propiedad de los empleados no son activos de la empresa. Esto es importante, puesto que el concepto de «traiga su propio dispositivo» (BYOD, del inglés Bring Your Own Device) se ha vuelto muy común.

Datos digitales de operaciones:

Cada vez más, a los datos se les trata como activos de TI, que tienen un valor, costo, gestión y mantenimiento durante su ciclo de vida. Los datos operativos son particularmente importantes para las empresas digitales.

La importancia en una correcta identificación dará lugar al cumplimento trazado en los objetivos que se enmarcan en la adopción de una correcta gestión de activos discutida en la entrada anterior